Blog sobre Finanzas Personales, Inversiones, Gestión del Dinero y Libertad Financiera

El presupuesto familiar: una llave mágica para sanear tus finanzas

Elaborar un sencillo presupuesto familiar, es el primer paso práctico para poner orden en la economía doméstica

No es necesario contar con grandes fortunas de dinero para tener la necesidad de elaborar el presupuesto familiar. Muchas familias piensan que no es necesario porque apenas tienen una modesta fuente de ingresos y sus gastos mensuales son los típicos de cualquier familia promedio, como pagar la renta, las facturas de servicios, alguna escapada al cine, el colegio de los niños, o los gastos del vehículo. Independientemente de la holgura económica que tenga tu familia, necesitas elaborar el presupuesto familiar.

Del mismo modo que ocurre en una empresa, mientras no manejemos adecuadamente la economía doméstica, estaremos incurriendo en graves errores con nefastas consecuencias para nuestros bolsillos (y también para nuestra salud), como las deudas que nos cuesta muchísimo pagar,  y repetiremos una y otra vez la tristemente célebre frase: “no llego a fin de mes”.

Para evitar esos momentos embarazosos, debes poner orden en la economía doméstica y el primer paso práctico para lograrlo es elaborar un sencillo presupuesto familiar. El presupuesto te permitirá llevar las cuentas al día, y te ayudará a no derrochar el dinero; te permite hacer un seguimiento de tus gastos para reducirlos, priorizarlos o eliminarlos en la medida de lo posible; además, si mediante el presupuesto conoces la situación económica de tu familia al día de hoy, estarás en capacidad para hacer mejores previsiones, te invitará al ahorro y a protegerte ante imprevistos como enfermedades, desperfectos en la vivienda, averías del vehículo, etc.

Un presupuesto básico tiene dos columnas: la columna de INGRESOS y la columna de GASTOS. En la columna de ingresos escribirás las entradas de dinero que sostienen a tu familia: salarios, horas extras, ayudas económicas y, en general, cualquier otra fuente de ingreso que tu familia tenga durante el mes.

En la columna de gastos, registrarás todos los gastos mensuales clasificándolos en tres categorías: [1] gastos obligatorios (los que no puedes dejar de pagar y además son fijos); por ejemplo, la renta o hipoteca de la casa, un préstamo bancario que hayas solicitado, las cuotas de la Seguridad Social, o el pago de la comunidad. La categoría [2] corresponde a los gastos necesarios (no puedes dejar de pagarlos, pero puedes reducir el importe de lo que pagas); ejemplos típicos de esta categoría corresponden a las facturas de electricidad, agua, teléfono, gastos de alimentación, vestido y transporte. Como ves, no puedes dejar de incurrir en este tipo de gastos, pero puedes tomar acciones para reducir el importe que pagas. La tercera categoría [3] es la de gastos ocasionales o superfluos. Aquí apuntarás todos esos gastos que puedes eliminar totalmente en caso de que sea necesario, por ejemplo: los gastos de ocio y recreación (alimentación y bebidas fuera de casa, paseos de fin de semana), también los bienes de consumo no imprescindibles, como los equipos electrónicos u otros objetos similares.

Una vez que hayas registrado con sinceridad todos los ingresos y todos los gastos, totaliza ambas columnas y establece la diferencia entre ambas. Si el total de la columna de gastos es mayor que la de los ingresos, no hace falta que te diga (porque ya lo habrás notado) que estás en serios problemas económicos y deberás comenzar cuanto antes a eliminar los gastos ocasionales y a reducir el importe de los gastos necesarios (salvo que estés en condiciones de obtener mayores ingresos). Si por el contrario, la columna de ingresos es mayor que la de gastos, deberás interpretar esa diferencia como tu capacidad de ahorro; de ser así, marca el objetivo de ahorrar por lo menos el 10% de tus ingresos mensuales y comprométete a lograrlo.

Recuerda que el objetivo del presupuesto familiar es hacer que los ingresos cubran los gastos; por eso, cuando vayas a elaborar el presupuesto involucra a la familia para que todos se comprometan con el ahorro y eviten el derroche. El presupuesto te ayudará a identificar y eliminar gastos innecesarios, reducir los gastos superfluos y disminuir las facturas de los gastos necesarios. Para que tengas mayor holgura y el presupuesto sea tu mejor aliado financiero, evita hasta donde sea posible el uso de tarjetas de crédito, cuídate de contraer deudas a largo plazo o con intereses muy altos (sobre todo, los créditos al consumo) y lo más importante, nunca te olvides de la regla de oro: no gastes por encima de tus posibilidades.

Conoce el cuadrante del flujo de dinero

La forma cómo obtienes tus ingresos principales, revela el tipo de persona que eres y la manera como piensas

Uno de los diagramas más útiles para entender quiénes somos y cómo pensamos, es el famoso cuadrante del flujo de dinero, ideado por Robert Kiyosaki para ilustrar los cuatro perfiles de las personas en función de la manera en la que principalmente obtienen sus ingresos.

Cada cuadrante tiene sus propias particularidades. Tu manera de ganar dinero dependerá del cuadrante en el que te encuentres, el cual a su vez  dependerá de tu forma de pensar, de tus intereses, de tu trayectoria educativa y de tus habilidades. El diagrama se divide en cuatro cuadrantes (E – A – D – I)

 

CF Quadrant 2

 

Las personas ubicadas en el cuadrante [E] (EMPLEADOS) son aquellas que desean seguridad en el trabajo, con buen salario y beneficios que compensen todo el tiempo que destinan a satisfacer los objetivos financieros de otras personas. En este cuadrante, da lo mismo que sean repartidores de café o directores ejecutivos; en ambos casos, el dinero que ganan es el producto de una relación contractual; eso es lo que importa. Desde un punto de vista financiero, este grupo de personas depende totalemente del salario y otras remuneraciones que le pagan sus empleadores. En resumen, las personas del cuadrante [E] tienen un empleo.

Las personas ubicadas en el cuadrante [A] (AUTO EMPLEADOS) también desean la seguridad en cuanto a sus ingresos financieros, pero a diferencia de los empleados, no lo hacen trabajando para los demás a cambio de un salario fijo, sino manteniendo la autonomía y el control sobre sí mismos en cuanto al trabajo que realizan y las compensaciones económicas que esperan adquirir en función de sus conocimientos, experiencia, horas de trabajo que dedican y perfección con la que intentan hacer las cosas. Las personas de este cuadrante se enfocan en el producto y son poco propensos a delegar. Este grupo se caracteriza por la abundante presencia de profesionales bien formados en áreas específicas (desde médicos y arquitectos hasta pintores de brocha gorda y jardineros que trabajan por cuenta propia, pasando por mecánicos, dentistas, vendedores a comisión, consultores, etc.) Además de valorar la seguridad, las personas en este cuadrante también valoran la libertad y la autonomía. En resumen, las personas del cuadrante [A] controlan y son dueñas de su propio empleo.

El tercer cuadrante [D] (DUEÑOS DE NEGOCIOS) corresponde a personas cuyo perfil es el  opuesto al de los empleados. Les gusta delegar y esperan que sean los demás quienes hagan el trabajo que les beneficiará económicamente. Las personas de este cuadrante poseen la propiedad o tienen el control sobre el sistema de negocios, se esfuerzan por aprovechar lo mejor de las personas con las que se rodean y demuestran habilidades para liderar a la gente. A diferencia de las personas del cuadrante [A] que se enfocan en el producto y cuyos beneficios dependen de su trabajo directo, las personas que se encuentran en el cuadrante [D] se enfocan en el sistema integral del negocio, por lo que no tienen necesidad de realizar trabajos directos para obtener sus ingresos; de esa manera se aseguran que el dinero siga ingresando en sus cuentas bancarias aun cuando estén de vacaciones o indispuestos físicamente para realizar alguna labor. En resumen, las personas del cuadrante [D] poseen un sistema de negocios y contratan gente para ganar dinero gracias al trabajo de ellos.

Por último, el cuarto cuadrante [I] (INVERSIONISTAS) corresponde a las personas que se enfocan en ganar dinero sin necesidad de trabajar, haciendo que el dinero trabaje para ellos. Son personas que saben y están en condiciones de asumir riesgos. Según Kiyosaki, en este cuadrante es donde el dinero se convierte en riqueza, al considerar que ésta no se mide en unidades monetarias (o cantidad de dinero) sino en el número de días que se puede vivir sin trabajar de manera directa y manteniendo (o incluso incrementando) el bienestar y la calidad de vida. En resumen, las personas que integran el cuadrante [I] no necesitan trabajar de manera directa ni contratar gente para que hagan el trabajo, puesto ganan dinero haciendo que sea el dinero el que trabaje para ellos.

Después de este rápido paseo por el cuadrante del flujo de dinero:

  • ¿En cuál de ellos has reconocido que te encuentras?
  • ¿Deseas mantenerte toda la vida en ese cuadrante?
  • ¿Has decidido traspasar las fronteras del cuadrante en el que hoy te encuentras?
  • ¿En cuál cuadrante quieres estar dentro de 3 o 5 años?
  • ¿Cuáles son los primeros pasos que vas a dar para lograrlo?

Encontrar las respuestas a estas preguntas te ayudará a tomar buenas decisiones que mejorarán tu calidad de vida y te acercarán a lograr tus metas financieras.

Conoce tu Activo Neto Financiero

Comienza a sanear tu economía conociendo cuánto dinero tienes, cuánto debes y cuánto te queda

El activo neto financiero es uno de los más útiles indicadores que ilustran la capacidad que tienes para alcanzar tus metas financieras. Ya sabes que una meta financiera puede estar expresada a corto, mediano o largo plazo; por ejemplo: adquirir una vivienda; garantizar suficientes ingresos después del retiro, etc. Básicamente, el activo neto financiero es la diferencia que resulta al restar los pasivos de los activos, es decir:

Activo Neto Financiero = Activos Financieros –  Pasivos Financieros

Vayamos por partes:

Para calcular el total de tus activos financieros, lo más importante que debes saber es que tus activos corresponden al dinero físico que posees para comprar ahora o más adelante. También puedes considerar como activos financieros, aquellas inversiones que pueden transformarse en dinero real. Los artículos de consumo, como tu ropa, el televisor, la lavadora, muebles y enseres (a menos que pienses venderlos) no debes considerarlos como activos financieros ya que no contribuyen a poner dinero en tu bolsillo.

Por la otra parte, de manera general, los pasivos financieros incluyen todas las deudas que tienes y cualquier otro compromiso de pago u obligación que contractualmente hayas adquirido y que implique entregar efectivo o despojarte de un activo financiero. Existen pasivos a corto y largo plazo, exigibles y no exigibles, pasivos contingentes; pero esto lo dejaremos para más adelante. Por ahora, lo importante es que reconozcas las diferencias fundamentales entre los activos y los pasivos financieros.

Una forma simple de entender la diferencia entre activos y pasivos, es la que ya dijimos en una oportunidad anterior y aquí la recordamos: un activo es todo aquello que te pone dinero en el bolsillo, mientras que un pasivo es todo aquello que te extrae el dinero.

Cada persona, según sus circunstancias, intereses y objetivos, interpretará de una u otra manera el valor que resulte de restar los pasivos de los activos, pero en cualquier caso, una muy buena recomendación es que calcules ahora tu activo neto financiero. Conoce cuánto dinero tienes, cuánto debes y cuánto te queda, y luego actúa tratando de eliminar las deudas de mayor importancia para que una vez saneada tu economía, comiences a construir una base financiera que te permita vivir cómodamente (sin agobios) durante al menos tres meses.

Sin darte cuenta, estarás comenzando a obtener tu libertad financiera y posiblemente te arrepientas de no haberlo hecho antes.

Hablemos de inteligencia financiera

 

La inteligencia financiera incorpora múltiples dimensiones y trasciende el dominio de conceptos propios de las finanzas

Robert Kiyosaki dice: “La inteligencia financiera no se refiere tanto a cuanto dinero gane usted, sino cuanto dinero puede usted conservar, que tan duro trabaja ese dinero para usted y para cuantas generaciones lo ha conservado.” Obviamente, obtener independencia financiera mediante la construcción de un sistema de negocios (cuadrante D) o mediante la inversión (cuadrante I) requiere que dispongamos de cierto grado de inteligencia aplicada al mundo de las finanzas.

Pero la inteligencia financiera no solamente es imprescindible para quienes habitan en el lado derecho del cuadrante del flujo del dinero; también la necesitan quienes se encuentran en el lado izquierdo: aquellas personas que no estén a gusto en su papel de empleados (cuadrante E) o quienes de manera independiente y por su cuenta, trabajan largas horas para procurar el sustento económico (cuadrante A). Con ciertos conocimientos y con la suficiente disposición para romper los vínculos emocionales, esas personas podrán comenzar a diseñar el sistema de auto-generación del dinero y así traspasar el umbral de sus respectivos cuadrantes.

Obviamente, la inteligencia financiera no se limita sólo al dominio de conceptos propios de las finanzas, sino que además se asocia con el liderazgo, pensamiento estratégico, marketing personal, comunicación, negociación, gestión de conflictos, habilidades sociales y gestión del patrimonio emocional, entre otras.

Una buena forma de identificar hasta que punto posees inteligencia financiera, es chequeando los siguientes items:

  • Tus ingresos son mayores que tus egresos (tienes capacidad de ahorro)
  • Lograste encontrar nuevas formas de ingresos (en varios cuadrantes simultáneamente)
  • Has identificado tus objetivos financieros y has diseñado tu hoja de ruta para alcanzarlos
  • Sabes optimizar y obtener mayores rendimientos sobre el capital
  • Sientes que estás en el camino correcto para lograr tu libertad financiera.

Las personas poseedoras de una inteligencia financiera significativa, siempre piensan en grande, e independientemente de las circunstancias que les rodeen, continuamente diseñan planes para potenciar sus activos y reducir sus pasivos, obteniendo de ese modo mayor rentabilidad y liquidez, al tiempo en que mejoran su calidad de vida.

Si deseas poseer una cultura financiera que sea tu aliada en el proyecto de vida que has diseñado, debes comenzar por comprender el funcionamiento del dinero, así como los aspectos psicólogicos que mueven a las personas a utilizarlo de una manera determinada.

Lo que necesitas para ganar (y conservar) el dinero

 

Lo realmente necesario para ganar y conservar el dinero, es una educación financiera que te aporte buenos cimientos para pensar y actuar

Todo el mundo quiere ganar dinero (unos más que otros), pero si de verdad quieres ganar dinero de la mejor manera posible y por más tiempo, la peor decisión que puedes tomar será la de salir a la calle en este momento e intentar encontrar un buen empleo con la esperanza de mantenerte mucho tiempo en él, porque aun encontrándolo, nunca tendrás la certeza de obtener el dinero que realmente deseas, y peor aún, si lo obtienes, quizás no puedas conservarlo, y cada vez más necesitarás depender de otros. Recuerda que los salarios vitalicios son cosa del pasado.

Ten en cuenta que no se trata solo de ganar dinero. El hecho de que ganes mucho dinero hoy, no es garantía de que lo tendrás mañana. De lo que se trata realmente es de que conserves el dinero, y de que tus hijos y nietos también se beneficien de lo que financieramente estás haciendo hoy. Entonces, no importa cuánto dinero ganes; lo importante es cuánto dinero eres capaz de conservar, y para ello no hay fórmulas ni recetas mágicas.

Lo más importante, lo que realmente necesitas para ganar y conservar el dinero es una educación financiera que te aporte buenos cimientos para pensar y actuar desde el convencimiento de que tu independencia económica nunca la vas a lograr teniendo un buen empleo o incluso trabajando por tu cuenta, obligándote literalmente a machacarte hora tras hora para mas o menos satisfacer tus necesidades básicas y complacerte con uno que otro capricho. Ten siempre presente que mereces más que eso.

¿Crees que eres una persona preparada para ganar y conservar el dinero? A ver si es cierto; trata de responder esta pregunta de la manera más sincera que puedas: ¿Conoces realmente la diferencia entre un activo y un pasivo? Si tus conocimientos financieros son los que posee la mayoría de las personas, quizás estés adquiriendo pasivos creyendo que son activos; y lo peor es que sin darte cuenta estarás construyendo tus propios problemas financieros.

Desde un punto de vista práctico, la primera y más importante regla para ganar dinero y conservarlo es adquirir activos, porque como dice Robert Kiyosaki (autor de Padre Rico Padre Pobre) los activos son los que ponen dinero en tu bolsillo, mientras que los pasivos te lo extraen (a veces sin darte cuenta). La diferencia entre los activos y los pasivos es el activo neto financiero. Hasta que no asumas este principio básico, te encontrarás antes serias dificultades para hacer juicios y tomar las mejores decisiones sobre la forma de ganar y conservar tu dinero.

Ante todo, recuerda que tu tiempo, tus conocimientos y tus habilidades son muy valiosos como para que solamente lo aprovechen otros. Evita vender tu tiempo a cambio de dinero; utilízalo más bien para aprender a diseñar, construir y poner en marcha un sistema que sea capaz de generar dinero por sí mismo.

Conoce el concepto del Flujo Neto de Efectivo

 

Mientras más amplio y positivo sea tu Flujo Neto de Efectivo, mayor será el margen de maniobra para hacer frente a gastos imprevistos

Uno de los términos básicos de las finanzas personales es el denominado Flujo Neto de Efectivo; tanto es así que tu situación financiera personal o familiar puede ser fácilmente diagnosticada mediante una rápida mirada al mismo.

El Flujo Neto de Efectivo describe los ingresos y los gastos de dinero en efectivo en el transcurso de un período de tiempo determinado (por ejemplo, un mes o un año). Si gastas menos de lo que ganas, tu flujo de efectivo será positivo y estarás incrementando tu patrimonio; por el contrario, si tus gastos son superiores a tus ingresos, el flujo de efectivo será negativo y estarás derrochando tu patrimonio, lo cual no es sostenible en el tiempo y exige que tomes una pronta decisión.

Mientras más amplio y positivo sea tu Flujo Neto de Efectivo, mayor será el margen de maniobra que tendrás para hacer frente a contingencias e imprevistos, a la vez que contribuirá a que obtengas la independencia financiera que deseas. Tu tranquilidad, libertad y calidad de vida mejorarán sustancialmente.

Para incrementar el flujo de efectivo, no necesariamente deberás ganar más dinero; también podrás elevarlo reduciendo el importe de tus gastos recurrentes (por ejemplo, las facturas mensuales por servicios), o reduciendo tus gastos superfluos (por ejemplo, la compra de la última versión del teléfono móvil o la compra de un TV más grande). Otra forma (quizás la más rápida) es reduciendo tus deudas (como la Tarjeta de Crédito, o el préstamo para la adquisición del vehículo).

En cualquier caso, recuerda siempre que lo que buscas con las decisiones financieras es mejorar tu calidad de vida y acercarte progresivamente a tus metas. Mantener bajo control tu Flujo Neto de Efectivo te ayudará a lograrlo.

Conociendo la expresión «Blue Chips»

Si quieres comenzar a jugar en el mundo del mercado accionario, las «blue chips» pudieran ser una buena opción de inversión

No es de extrañar que una significativa cantidad de inversionistas prefiera operar con las denominadas Blue Chips. Este término, que hace referencia a las fichas azules de los casinos (las que representan mayor valor) es empleado en el mundo bursátil para identificar las acciones de empresas estables, financieramente sólidas, muy consolidadas y con una buena aceptación de sus productos o servicios. Por lo general, las blue chips corresponden a las acciones de entidades financieras mundialmente reconocidas, así como las multinacionales que ocupan posiciones de liderazgo en el sector de la energía y las telecomunicaciones.

Las acciones de este tipo de empresas son muy atractivas para los inversionistas por su confiabilidad, la evolución de su precio se mantiene más o  menos uniforme sin responder de forma abrupta a los vaivenes del mercado; además, las blue chips pueden comprarse y venderse cuando se desee y, en ocasiones, el pago de los dividendos (ganancias) se hace de forma regular aunque la empresa no esté atravesando su mejor momento.

Una buena manera de entender las blue chips es considerándolas como los valores estrella del mercado: estables, con una rentabilidad predecible (aunque algo baja) y con escaso riesgo financiero, lo que las hace ideales para los inversionistas conservadores, precavidos y con escasa tolerancia a la incertidumbre y el riesgo.

Como es de esperarse en cualquier inversión, la rentabilidad es proporcional al riesgo; en el caso de la blue chips, la rentabilidad es bastante baja y debido a su alta demanda, estas acciones suelen tener precios más elevados, por lo que no son adecuadas para quienes deseen ganancias rápidas; sin embargo, son una buena manera de comenzar a jugar en el mundo del mercado accionario.

¿Habías pensado alguna vez en ser accionista de un gran Banco? Al adquirir acciones blue chips, no sólo comenzarás a dar tus primeros pasos en el mundo de las inversiones, obteniendo dividendos cada cierto período de tiempo; sin proponértelo, también serás socio y propietario de una pequeña parte de esa empresa; una muy pequeña parte, pero por ahí se empieza.

En búsqueda de la Libertad Financiera

Intenta siempre obtener el dinero que necesitas, haciendo lo que de verdad te agrada y te emociona

Cuando tienes la capacidad de cubrir todas tus necesidades económicas, sin depender de nadie, ni haciendo algo que no sea de tu agrado, podrás decir (sin temor a equivocarte) que disfrutas de un bienestar económico y posees libertad financiera.

Lo contrario de la libertad financiera es la dependencia financiera, es decir, cuando las personas dependen de otras para que les provean el dinero que necesitan para cubrir los gastos con los que satisfacen sus necesidades y sostienen su vida.