La ausencia de cultura financiera es uno de los grandes factores que desencadenan ansiedad y angustia en el mundo contemporáneo.

Uno de los principales factores desencadenantes de ansiedad y angustia, es el que se deriva de la ausencia casi absoluta de cultura financiera, lo cual acarrea profundos y muy costosos errores en cuanto a la generación y administración del dinero.

Los temas financieros van mucho más allá de administrar el dinero; eso sería equivalente a salir de vacaciones y tomar el primer avión sin saber hacia dónde se dirige. De la misma manera como planeas tus vacaciones, fechas, destinos, alojamiento, lugares de interés que visitarás, vestimenta adecuada según el destino y época del año, dinero del que tendrás disponer, visas, seguros de viaje, etc., también debes planear tu vida financiera.

Si crees que exagero, pregúntate por qué en Estados Unidos (por ejemplo) la mitad de los matrimonios terminan en divorcio, y por qué los temas financieros sobresalen como una de sus principales causas; y aun cuando no terminen en divorcio, la mayoría (por no decir todos) reconoce haber protagonizado serias discusiones por temas asociados con el dinero. Pregúntate también por qué casi el 25 %  de las personas entre 35 y 54 años no han comenzado a planificar su retiro, e imagínate la poca tranquilidad económica de esa gente cuando dejen de percibir sus salarios mensuales.

Otro dato que nos llama a la reflexión tiene que ver con el hecho de que el 90 % de la población mundial (empleados y auto empleados) apenas posee el 10% del dinero disponible en el mundo; mientras que el 10 % restante (dueños de empresas e inversionistas) maneja el otro 90 % de la riqueza mundial. Esto no tiene que ver con género, raza, nacionalidad o preparación académica; tiene que ver con nuestra actitud hacia el dinero y las finanzas. Lo cierto es que no puede haber productividad y felicidad, mientras el dinero continúe siendo la principal causa de agobio y estrés. Recuerda que si tu no eres capaz de controlar el dinero, el dinero te controlará a ti.

Asume que el dinero es un asunto serio que implica aceptar responsabilidades y asumir las consecuencias de cómo lo manejas. No es necesario que seas un experto en finanzas para gestionar el dinero de forma responsable, pero ten siempre en cuenta que todo depende de ti (y no de tus circunstancias). Mientras no conozcas los aspectos financieros básicos serás propenso a gastar mucho más de lo que necesitas, a endeudarte, no será capaz de pagar las facturas mensuales, no podrás proveer felicidad a tu matrimonio, tampoco tendrás como afrontar los imprevistos (enfermedades, gastos ocasionales de la vivienda, oportunidades de inversión, o incluso, un nuevo hijo), vivirás constantemente preocupado por la falta de dinero y tendrás que tomar medidas drásticas que pueden afectar tu salud y la de tus seres queridos.