Deshazte rápidamente de algunos hábitos financieros que te pueden estar perjudicando, y comienza a proteger tu patrimonio

Para nadie es un secreto que las compras compulsivas y la obsesión por adquirir los últimos modelos de caprichos tecnológicos, son vías rápidas para conducirnos al colapso financiero, pero hay otros hábitos que aparentan ser inocuos y que pueden causar grandes daños en nuestra economía personal, incluso algunos estragos financieros con el paso del tiempo. Tres hábitos aparentemente inocentes pero potencialmente dañinos son:

  1. Hacer muchas compras pequeñas: El sentido común nos dice que nadie va a dejar de tomar un café o comprar un pequeño dulce a media tarde, pensando que esa decisión le pudiera estar conduciendo a la quiebra; pero posiblemente no nos hayamos dado cuenta del tremendo impacto económico de esos inocentes caprichos cuando son recurrentes y se convierten en hábito; si no estás convencido, basta con sumar todos los gastos “pequeños” que hiciste durante un mes, para que te des cuenta de ello. El café de la mañana, el postre de la tarde, la botella de agua mineral, la prensa diaria con la actualidad deportiva, el paquete de caramelos o la chocolatina que compras en el mismo kiosko de prensa, la revista semanal que adquieres para enterarte de la vida sentimental de los famosos, las chucherías que llevas a tu casa, y tantos otros ejemplos por el estilo, deben invitarte a prevenir estos hábitos de consumo recurrente.
  2. Ser excesivamente generoso: La generosidad es un rasgo de la personalidad que te mueve a ofrecer y compartir tus bienes con otras personas. Está bien ser generoso, más aun con quienes realmente necesitan de tu comprensión y ayuda, pero debes tener cuidado porque tu generosidad puede estar afectando tu bolsillo de manera sorprendente. Calcula el importe total de las propinas que dejas en la peluquería, en los restaurantes, en los taxis; suma las donaciones que regularmente das a tu iglesia, o las veces que te piden una contribución para ciertas organizaciones benéficas. Completa el cálculo con las monedas que ofreces a los músicos callejeros, o a las personas sin recursos que te piden limosna en la calle o en el metro, y puedes continuar añadiendo lo que gastas en patrocinar obras sociales o proteger ciertas especies animales en peligro de extinción; incluye también el dinero que diste “prestado” a personas conocidas y compañeros de trabajo cuando te pidieron ayuda para solucionar una necesidad. Todos esos pequeños gastos (y otros tantos) afectan tu economía. No te pedimos que dejes de ser generoso; solamente te advertimos e invitamos a que calcules el impacto económico de tu generosidad y benevolencia.
  3. Utilizar la tarjeta de crédito para todo: Es cierto que una tarjeta de crédito evita la necesidad de que dispongas de dinero efectivo en tu cartera o en los bolsillos con las ventajas que eso conlleva, sin contar con otros tantos beneficios asociados con su uso;  pero es muy peligroso que adquieras el hábito de pagar todas tus compras con tarjeta de crédito, ya que al hacerlo puedes perder de vista el impacto económico y emocional, y eso te conducirá a gastar más de lo que necesitas o a comprar más de lo que que deberías. Ten en cuenta que muchos establecimientos condicionan la aceptación de la tarjeta de crédito a un importe mínimo de compra, con lo que sientes la necesidad de comprar incluso por encima de tus posibilidades. No olvides que cada vez que utilizas tu tarjeta de crédito, estás adquiriendo una deuda.

Si de verdad te interesa comenzar a tomar buenas decisiones financieras, cuídate de estos tres hábitos y evita fabricar excusas que te amarren a ellos; de ese modo solamente te estarías engañando a ti mismo y no estarías actuando de forma inteligente para proteger tu patrimonio ni el de tu familia.