Blog sobre Finanzas Personales, Inversiones, Gestión del Dinero y Libertad Financiera

Si de verdad quieres ahorrar, puedes hacerlo

 

Si eres de las personas que esperan a que les sobre algo de dinero para comenzar a ahorrar, estarás perdiendo una oportunidad de oro para alcanzar tu libertad financiera

No seas de esas personas que todavía piensan que el ahorro no se la lleva bien con las deudas. Es cierto que la mayoría de la gente cree que lo que que llamamos “ahorro” es el dinero que “sobra”; y es un error pensar de esa manera porque el dinero nunca sobrará. Considera que el ahorro es, simplemente, la parte de tu ingreso que no destinarás al consumo; si lo ves así, comprenderás que Don Ahorro y Doña Deuda puedan vivir juntos y felices para siempre; solamente necesitas estar consciente de lo verdaderamente importante para ti, tener ideales, voluntad y cierta disciplina en cuanto a la forma como manejas tu dinero.

Si aun no has comenzado a ahorrar, este es el momento de hacerlo. Razones hay muchas, aquí solamente te indicamos algunas:

El ahorro te facilitará planificar tu futuro y alcanzar metas en la vida; reducirás la dependencia económica de tus familiares y amigos; tendrás una mayor capacidad de respuesta ante emergencias, contingencias u otros imprevistos; no tendrás necesidad de contraer ciertas deudas que pudieran ser difíciles de pagar; podrás planificar tus viajes, vacaciones o cualquier otra actividad lúdica que te agrade; tendrás cierta holgura económica para contribuir a mejorar la calidad de vida de tu familia; te sentirás menos estresado o agobiado ante los problemas económicos del día a día; tomarás mejores decisiones relacionadas con tu futuro, tus estudios o el trabajo; irás construyendo un perfil financiero que te será de mucha ayuda cuando quieras pedir un préstamo para adquirir tu vivienda o comprar un vehículo; también irás consolidando una forma de pensar que te permitirá organizar tus ingresos, priorizar tus gastos y vivir sin grandes sobresaltos luego del retiro.

Como verás, ahorrar tiene ventajas que aunque casi todos reconocen, muchos no se decidan a hacerlo. Si eres de esas personas a las que se les dificulta comenzar a ahorrar, te recomiendo que en el mismo instante en el que recibas tus ingresos mensuales o quincenales, apartes una pequeña porción para el ahorro y poténcialo tratando de gastar menos en chucherías, refrescos, café, salidas con amigos o comer fuera de la casa. Créeme que no es difícil; tan solo debes mantener tu compromiso de hacer crecer la cuantía del dinero ahorrado y a la final verás que se convierte en un saludable estilo de vida.

RECUERDA: nunca pienses que vas a ahorrar el dinero que te sobra, y no esperes a tener una mejor oportunidad para comenzar a ahorrar. El ahorro es una de las grandes herramientas que tenemos a la mano para construir el futuro que deseamos.

Es momento de cambiar de actitud

 

La diferencia entre el éxito y el fracaso financiero de cualquier persona está en su actitud

Toda persona aspira tener una buena situación financiera, pero aunque las reglas del juego son iguales para todos, solo unos cuantos son capaces de lograrla. La mayoría de las personas, al cumplir los 65 años de edad, viven del gobierno o de sus familiares, e incluso, algunos deben seguir trabajando para satisfacer sus propias necesidades o ayudar económicamente a sus hijos.

No se trata de suerte ni de capitales heredados; la buena situación financiera de una persona tampoco depende de haber acumulado muchos títulos universitarios o de haber escalado múltiples posiciones en una gran empresa, ganando buen salario y obteniendo buenas retribuciones. La diferencia entre el éxito y el fracaso financiero está en la actitud. Es tu actitud la que determina tu éxito financiero.

La razón fundamental por la que solo un pequeño porcentaje de la población mundial logra su independencia financiera (entre el 5% y el 10%) es porque la mayoría de las personas no poseen la actitud necesaria para poner en orden sus finanzas, establecer metas financieras, planificar el presupuesto, e incluso proteger su patrimonio actual.

De nada sirve que sepas ganar dinero, si no sabes que hacer con él más allá de gastarlo o de guardarlo debajo del colchón para afrontar imprevistos en el hogar. Es cierto que la educación formal no ha reconocido la importancia de educar financieramente a la gente, pero un cambio de actitud que te impulse a establecer tus metas y ordenar tus finanzas personales, es el primer paso para imprimir un cambio en tu vida y alcanzar el bienestar que tanto deseas.

Ese cambio de actitud debe comenzar con reconocer la forma como percibes el dinero, los ahorros y las inversiones, pregúntate qué es el dinero para ti ¿es lo más importante en tu vida, es una necesidad, o simplemente un vehículo para alcanzar tus sueños? Una vez que tengas una respuesta a esta pregunta, valora cuáles son tus metas, tus prioridades y el riesgo que estás dispuesto a asumir y que tan importante es para ti proteger tu patrimonio.

Y llegado a este punto, con todas esas respuestas en la mano, te preguntarás ¿y ahora que hago para cambiar de actitud? ¿por donde empiezo? No te voy a sugerir que vayas a una librería a comprar libros sobre el poder de la actitud en el mundo de las finanzas; a cambio te pediré algo más fácil y sin costo: piensa en las cinco personas que tienen mayor influencia en ti, en tu forma de pensar y en tus decisiones; si nos las tienes, encuéntralas, pero tienen que ser expertas en el mundo de los negocios y de las finanzas. Ellos van a ser tu grupo de referencia. Aprende de sus experiencias, adopta sus consejos, concéntrate en sus ideas, estúdialas, visualízate en su rol de personas libres e influyentes y comienza a pensar como ellos.

Te aseguro que esa es la mejor manera de comenzar a cambiar tu actitud ante la vida, ante los negocios, ante el dinero y ante las finanzas; pero debes hacerlo ya; no tienes que esperar nada. Tu actitud debes comenzarla a cambiarla en este mismo momento, sin más dilación.